Declaración Universal del Victimismo Emocional

Escoge el mejor lado de la cama,
el que está a tres pasos y un silencio de la puerta.
Deja cerca las medias, el vestido y tus zapatos,
no te quites los miedos,
y no le bajes las bragas a tus sueños.
No vienes a conocer,
estás para follar.
Y sin repetir demasiado,
que te enganchas.

Esta noche, cuando te acaricie el pelo,
acuérdate de cuando lloraste sola en aquella estación de tren.
Cuando descubras que su abrazo invita al suspiro,
recuerda cómo sonó tu risa al resbalarse entre sus manos.
Si sientes que apoyada en su pecho ya no hay frío,
cierra los ojos y viaja al domingo en que se paró la música.
Si su mano se presenta a tu gemido,
viaja al día en que buscó que el rimmel de otra manchara su almohada.
Antes de querer conocer su historia,
sé consciente de que se acabará.
Como todas.

Graba tu dolor pasado, presente e inventado en cada sábana,
lleva tu petate emocional bien atado,
y si no pesa demasiado, recoge alguna piedra del camino.

Si quieres razones para escapar con la conciencia tranquila, vas a tener que esforzarte.

Y recuerda: nunca mires a los ojos,
como tengan verdad,
te querrás quedar.

Declaración universal del Victimismo Emocional.
.
.
.
Cuadro de Eric Bowman

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s