Contra el frío

A Jacopo Lunatti le daban ataques de risa con mucha frecuencia. Le tomaban por loco.

Pasaba horas sentado al final del camino que giraba hacia la última casa y se adentraba delgaducho en el verde más embriagador.

Desde su atalaya de piedra, apoyado en la pared, carcajeaba. Lo que más risa le provocaba eran las penas de amor. Las lágrimas de porqués, la preguntas de cuándo. Lloraba con los amantes, jóvenes o maduros, que buscaban entender momentos y circunstancias.
Un día se meó. Había muchacha que tenía hipo de tanto secarse la pena. Se limpiaba los mocos y hablaba de un miedo a sentir que nosecuántos le había dejado arañado en la forma de pensar.

Jacopo, que ya tenía agujetas de la risa, se levantó de su trono después de mucho tiempo sin hacerlo, y le dijo bajito y con mucha verdad en cada sílaba:

“La próxima vez que tengas miedo, abraza fuerte. Es posible que sigas asustada, pero tendrás menos frío”.

Y se rascó la barriga para seguir riendo con los que tienen miedo y además no se abrigan.

.

.

.

.

.

.

Fotografía de la exposición que no pude ver en Bérgamo (Italia) porque a veces llego tarde.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s