El arte de tender la ropa

La calma entraba por la ventana de Mariza. Se colaba en el ánimo a través del aire ordenado que desprendían las sabanas y pañuelos recién colgados.

El arte de tender la ropa lo aprendió de su abuela, que nació en la frontera con Portugal, haciendo equilibrismo en una línea imaginaria entre su casa y el país de al lado.

A cada prenda, átale un problema, decía. Cuando lo tiendas, despídete y aspira el aroma a problema olvidado. Se daba la vuelta y continuaba tarareando uno de los fados que había aprendido los domingos en que la vecina lloraba letras porque no podía besar al enamorado.

Mariza respiraba frente a la ropa y todo le olía igual. Olía a su abuela. Que no borraba los problemas, pero colgaba historias. Ordenadas por colores y tamaños, como la ropa que tendía a secar con la brisa del aire ordenado.

.

.

.

.

@photoshock_lisboa me ha prestado algunas de sus fotos porque al verlas imagino trocitos de historias. Esta es la primera 💙

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s